El viaje de Angélica Jaramillo

Escrito por el diciembre 16, 2017

Después de  andar muchos caminos, vivir y sobrevivir, Angélica Jaramillo tiene la certeza de que  las mujeres en este mundo necesitan mas que  belleza.

Aunque desde los 15 años ya se movía en el mundo de las pasarelas,  su gran oportunidad vino en Protagonistas de Nuestra Tele donde en medio de las clases afloraron varios de los dolores que llevaba a cuestas.

“La cebolla es escarcha cerrada y pobre.

Escarcha de rus días

 y de mis noches.

Hambre y cebolla

hielo negro y escarcha

grande y redonda.

En la cuna del hambre

mi niño estaba.

Con sangre de cebolla 

se amamantaba”.

Fue justamente en la casa estudio de RCN  dónde Colombia  la vio colapsar, gritar y llorar de dolor mientras intentaba en vano, decir  este poema que le recordaba sus perdidas.

Esta hermosa vallecaucana  que  desde niña se visualizó como una gran actriz, modelo y cantante, trabajó haciendo manicuras y pedicuras en  la peluquería de su madre ,y vendiendo arroz con leche en las calles de su barrio.  

Su sueño se encaminó a los 16  años cuando entró a estudiar modelaje. Ser señorita Valle del Cauca  estuvo dentro de sus posibilidades dos veces:la primera vez, la corona le fue esquiva aunque la premiaron por tener el rostro mas bello del Valle del Cauca; en la siguiente ocasión  la llamaron, esta vez para viajar directamente a Cartagena, pero la oportunidad la encontró casada.

Y es que Angélica es conservadora, amante de la casa, el matrimonio y la maternidad. Fue justamente en su época de casada, donde pasó por experiencias que le cambiaron la vida. La muerte de su primer hijo  y una historia que aún no tiene completa: la desaparición de su esposo, mientras este asistía a una reunión en Cúcuta, frontera con Venezuela.  Aunque era una cuestión de un día, él jamás volvió a casa.  La búsqueda, que empezó cuando su hijo tenia 10 meses de nacido, se prolongó 5 años más. Al cabo de este tiempo y sin una conclusión contundente, el desaparecido fue declarado legalmente muerto.

De esos difíciles momentos, nació su visceral reacción con el poema : la nana e las cebollas, en aquella clase con Jorge Enrique Abello, que quedaría para siempre en la memoria de los colombianos. Hoy por hoy esos temas son prueba superada, además una gran fuente de fuerza y aprendizaje.

Luego del reality y aunque su carrera se estaba consolidando en Colombia, la actriz y cantante, viajó a Estados Unidos. Allí probó suerte por dos meses, en los que  ubicó rápidamente  una oferta para conformar un grupo musical con artistas de toda Latinoamérica. Aunque el proyecto fue más que tentador, Angélica decidió   declinar  el proyecto y volver al país con el fin de criar a su pequeño hijo.

Después de  la tormenta llega la calma y esta mujer que ya había logrado una exitosa carrera en medios,  se volvió a enamorar y trajo al mundo a su tercera hija: Isabella, a quien  pensó, deseó y hasta dibujó.

Hoy por hoy esta dedicada a sus hijos y su empresa de productos capilares, que le da el tiempo para disfrutar la paz que acompaña esta parte de su viaje.

No descarta volver  a la música, por eso ha escrito varias canciones que esperan el momento correcto para salir a la luz. Para ella todo es para bien, así que prefiere vivir el presente, y a través de su experiencia de vida y profunda fe en Dios,  hacer crecer su luz y alumbrar el camino de quienes crean que pueden aprender algo de ella.

 

Yarley García

 

Comments

Comentarios


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Continuar leyendo

Post Siguiente

LUNES


eRadio

eradio Emisora Digital

Current track
TITLE
ARTIST